Misión

Nuestro apostolado se centra en la práctica de las Obras de Misericordia en los ambientes rurales

Nuestro carisma tiene cuatro pilares fundamentales:

  • El amor a la Eucaristía: todo pasa por la adoración. Somos, como decía el Padre Leocadio, «enteramente contemplativos y enteramente activos». La Eucaristía para nosotros es el centro de nuestra jornada.
  • María: nuestro cuarto voto, además de pobreza, castidad y obediencia, es que nuestra vida sea una ofrenda total a María, que toda nuestra entrega sea para ella. De ahí viene el nombre de Esclavos de María y de los Pobres. Los esclavos son los que no piden derechos, los que no piden nada a cambio, todo se lo entregamos a María.
  • Los pobres: entre todos tenemos que extender el Reino de Dios y hablarles del amor y de la misericordia especialmente a los más pobres, los más necesitados, tanto espirituales como corporales.
  • La Iglesia: trabajamos en la Iglesia y para la Iglesia. Por eso, nuestra vocación también es eclesial, es una entrega total a nuestra diócesis, a nuestras parroquias y a la Iglesia en general.

«Que nos ganen en todo, menos en la Humildad y en la Pureza.»

Padre Leocadio Galán

Fundador de Esclavos de María y de los Pobres

Casas de la Misericordia

En Esclavos de María y de los Pobres contamos con cinco Casas de Misericordia donde acogemos a los más necesitados y donde también realizamos actividades con jóvenes: Alcuéscar (Cáceres), Pinofranqueado (Cáceres), Pinos Puente (Granada), Calamonte (Badajoz) y Torrijos (Toledo). En estas Casas de Misericordia acogemos a personas enfermas físicas, psíquicas y sensoriales, además de campamentos, convivencias, retiros, ejercicios y voluntariados. En el caso de Alcuéscar, además contamos con un albergue para los peregrinos que caminan por la Vía de la Plaza hacia Santiago de Compostela.

Asimismo, tenemos la Casa de Estudios, que  se encuentra en la ciudad de Cáceres y es donde viven los hermanos religiosos de Esclavos de María y de los Pobres que quieren seguir con su formación académica mientras participan en la universidad o en la formación teológica del Seminario de Cáceres.