Padre Leocadio

Fundador del Instituto Religioso Esclavos de María y de los Pobres

Esta es la historia del fundador de Esclavos de María y de los Pobres, el Padre Leocadio Galán (Calamonte, 1910 – Alcuéscar, 1990).

Así fue la infancia y juventud del Padre Leocadio

Leocadio Primitivo Galán Barrena nació el 24 de febrero de 1910 en Calamonte. A los cinco años empezó a asistir a la escuela de la maestra Andrea, y a los siete, a la Escuela Parroquial del Ave María, de inspiración manjoniana.

Más tarde, a los nueve años, ingresó en el Seminario Diocesano de Badajoz, cursando estudios con algún intervalo obligado de descanso, a causa de su delicada salud.

Su devoción a la vida eucarística se va acrecentando; consta su título de Adorador Nocturno de Jesús Sacramentado fechado en 15 de noviembre de 1926.

 

Padre Leocadio Esclavos de María y de los Pobres
Fundador de Esclavos de María y de los Pobres

Tras finalizar los estudios teológicos, el 12 de marzo de 1932 recibió el subdiaconado, el 26 de marzo de 1932 el diaconado y las sagradas órdenes tuvieron lugar el 29 de junio de 1932 en la capilla del palacio episcopal de Badajoz. Celebró su primera misa el 16 de julio, fiesta de la Virgen del Carmen.

Fue nombrado coadjutor de la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción en Alcuéscar, donde llegó el 3 de septiembre. Como era claro y valiente en su predicación, empezó a desagradar a algunos de los ricos, pero como no era condescendiente con el socialismo revolucionario, resultaba también incómodo para otros.

Sin embargo, poco a poco, desde una exigente vida de oración y mortificación, y gracias a su celo apostólico, ora incentivando devociones como las Horas Santas o los Jueves Eucarísticos, promoviendo e implicando a la juventud en la vida Parroquial.

Finalmente, el Padre Leocadio fallece el 27 de enero de 1990 en Alcuéscar. Actualmente su tumba se encuentra en la capilla de la Casa de la Misericordia.

«Es la hora del poder de las tinieblas, y cada cual ha de aportar la luz que tenga, por muy pequeña que fuese, para alumbrar a este mundo, que se halla enfermo porque está ciego y siente frío.»

Padre Leocadio Galán

Fundador Esclavos de María y de los Pobres

Así descubrió el Padre Leocadio su vocación

 

 

La noche del 31 de julio de 1939, estando el Padre Leocadio Galán en su casa parroquial y no pudiendo conciliar el sueño, va a la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Alcuéscar y a los pies de la Patrona, la Virgen del Rosario, hace una ofrenda total de dar su vida especialmente a todos los pobres del pueblo y ayudar a través de formación cristiana y formación humana a todas las personas más necesitadas, desvalidos y personas lisiadas después de la Guerra Civil española.

Incluso nos dice en sus escritos que deja esta promesa sellada y firmada con su sangre, siendo un pacto que hace con el Señor y Nuestra Virgen del Rosario para dar su vida a los más pobres. Así, con ilusión y de una forma muy especial, comienza a trabajar con los más pobres del pueblo con una serie de pautas y actividades.

 

Fundador Esclavos de María y de los Pobres

«En mi corazón abrazo a todos, sin la más mínima excepción, oh Cristo.»

Padre Leocadio Galán

Fundador de Esclavos de María y de los Pobres

Estos fueron los comienzos de Esclavos de María y de los Pobres

Padre Leocadio

En este momento un grupo de jóvenes de la parroquia se le acercan y le dicen: “Padre Leocadio, queremos ser sacerdotes”. Él, alegre y feliz, les invita a que vayan al Seminario Diocesano, pero ellos mismos le dicen: “No, queremos ser sacerdotes como usted, que se dedican a los más pobres del pueblo, queremos participar en sus actividades y ayudarle en lo que usted está haciendo por los más enfermos”.

Junto a la ayuda de estos hombres voluntarios se forma la primera comunidad de Esclavos de María y de los Pobres. Entonces comienzan a acoger a los primeros niños, enfermos y necesitados en su casa, comenzando la primera Casa de Misericordia, la primera casa donde es acogido todo pobre que lo necesita. Es así como comienza la historia de los Esclavos de María y de los Pobres.